miércoles, 21 de febrero de 2018

estrellas


La ventaja
de pasear fuera
de las grandes urbes
contaminadas

es que hay estrellas
en el cielo
y éstas se pueden ver,

lo cual agrada
el espíritu.


martes, 20 de febrero de 2018

lunes, 19 de febrero de 2018

frío


Vuelve el frío
a mi congelado corazón,

y siento al viento
destruirlo
en trocitos cada vez más pequeños.

Y siento que me quedaré
sin corazón,

estará esparcido
por todo el mundo
allá donde quiera llevar
los minúsculos trocitos
el Viento Ladrón.


domingo, 18 de febrero de 2018

rota


Por mucho que lo
intento

y trato de recomponerme
pensando que ya han curado
mis heridas no lo están.

Son esfuerzos inútiles,
estoy rota por dentro,


y vuelvo a ratos
al punto de mi post anterior,

en el cual la vida
pienso que tal vez no merezca
la pena vivirla

y sólo la muerte
es la única y posible
solución a mi dolor
interior.



sábado, 17 de febrero de 2018

tristeza


Creo que jamás
recuperaré

la alegría que había
antes en mi alma.

Se me hace duro
vivir así.

No sé cuánto
aguantaré.

No depende ya de mi voluntad,
no depende de nada,
sólo depende
de la vida que cada día
me ahoga más,

y no termino de comprender.

Por esto
pienso tanto en la muerte.

Tal vez la vida,
mi vida perdió el sentido
y es un tanto inútil seguir con ella.


viernes, 16 de febrero de 2018

roto corazón


Tener roto el corazón
me produce
cansancio.


Y también falta de ganas de vivir.
Ojalá no tuviera corazón
y no supiera lo que es el dolor.


Ojalá me pusieran
un corazón de metal,
con ausencia total de sentimientos,
y un cerebro adecuado
para dejar de sufrir.


Cuando el Viento
evapore mi corazón
partido ya en más
de mil pedazos
no me gustaría volver
a pisar la tierra

y que al menos hasta
que volviera a ser agua,
el viento ausente a mi sentir
tuviera la delicadeza
o compasión de mantenerme
lo más cerca del cielo entre nubes.

Y cuando me haga agua
y llueva por culpa
del perezoso viento
y el calor del sol,

ojalá pudiera
regar cactus
que al menos dieran flores
bonitas a los terregosos
y áridos caminos.


miércoles, 14 de febrero de 2018

inviernos que agonizan


No sé si más cortos
o más largos o más crudos.

Pero amputados
en las yemas nacientes

de los árboles desnudos,

y en el trinar
mañanero

de los gorriones,
en los tejados de las casas

en las copas de los árboles,

mientras toda la nieve
hecha una mirada
hacia lo que no comprende.